Featured Review

PICUDILLA

La semana pasada vi a mi gran amiga Luisa, ella es una de mis mejores amigas pero aparte de todo es muy especial para mí porque llegó a mi vida en una etapa de transición y todas esas personas marcan la vida de cualquier persona.

Teníamos 16 años y yo acababa de venirme a vivir a Monterrey, esta ciudad en un principio era un monstruo para mí y tuve que acoplarme, aprendí a acoplarme, me vine de Monclova, una ciudad mediana pero que para las niñas fresas de la Prepa era un rancho, el caso es que yo tenía mis issues, relacionados con el cambio de ciudad, de casa, de hábitos alimenticios, de amigas, y vaya que eso fue un gran cambio, al igual que para mi mejor amiga de Monclova también tuvo sus cambios y me incluía en ellos.

En ese momento tomé la decisión de meterme a tenis, ya había conocido a Luisa, una chica alta de mi salón y con ojos tan grandes como los míos, y verdes también, estábamos en 3ero A, bueno Luisa escuchaba mis sentimientos y era mi confidenta, sigue siendo mi confidenta, entramos a tenis y todo el camino de la prepa hasta las canchas de tenis de la Udem era una plática segura con Luisa, Martes y Jueves.

Creo que los temas de conversación no variaban mucho jaja, siempre se resumían a Erick, el primer novio de mi amiga y a Lalo, mi primer novio, bueno yo creo que esos días el pobre tenía las orejas calientes de tanto que hablaba de él, ya se casó y le deseo la felicidad del mundo entero.

Desde entonces Luisa es mi gran amiga y siempre está ahí para escucharme.

Estefanía es otra gran amiga mía y hablo mucho con ella por whatsapp ya que en estos momentos se fue a trabajar a la CDMX. A ambas les cuento siempre lo triste que me dejó mi accidente, con las dos he llorado, me consuelo, les cuento de mis terapias, vuelvo a llorar, me divierto, río, hacemos maldades, vuelvo a llorar etc. Las dos me recomendaron que un especialista me ayude a trabajar mis sentimientos, emociones, para mejorar como persona, ser más feliz, aceptar todo lo que me pasó, llevar mi vida diaria.

Volviendo al tema, la semana pasada Luisa me pasó el contacto de un doctor especialista en dar Psicoterapia y ayer fui con él.

Le conté a grandes rasgos mi accidente, mis secuelas y todo lo que ha significado mi recuperación. El doctor me felicitó porque voy muy bien y porque he logrado mucho en esta vida, porque hablo alemán etc. Por último le conté qué más quiero hacer en esta vida, a qué le tengo miedo, qué me enoja y también expresé mi más grande sueño, ser feliz y estar con el amor de mi vida y como siento que mi accidente me ha frenado para esto, es un sueño pero a la vez un gran miedo.

Al final el doctor me dijo

-“Caro por cómo te oigo hablar se nota que eres “picudilla” y eso a un hombre siempre le va a atraer.

- “Doctor ¿qué es eso? ¿Qué es eso de ser picudilla?”.

-“Pues sí Caro picudilla…..eres picudilla”.

- “¿Qué es eso?”

-“Que no se te dificulta expresar tus sentimientos y demostrar afecto así que no veo ningún impedimento para que tu hombre llegue”.

Bueno así terminó mi primera cita, seguiré viendo al doctor y tomaré psicoterapia, voy a despertar mi inconsciente y a caer en cuenta qué hay en él que pueda afectar en mi recuperación.

Las quiero mucho, foto de junio de 2008

Las quiero mucho, foto de junio de 2008

Tag Cloud