Featured Review

FIN DE SEMANA EN MONCLOVA

Probablemente mi dosis de catarsis semanal fue ayer lunes que parecía domingo, lloré y dije: mamá estoy cansada y si no le echo ganas así me quedaré, no quiero, quiero seguir mejorando y ya no puedo más, estoy físicamente cansada.

América le pidió a la Dra Lili vacaciones de dos semanas y creo que haré algo parecido. Ayer fue un mal día para mí, la pasé en familia y fuimos a varios moles a comprar un celular para mi mamá, mi vestido para la boda de Jenny que por cierto no me quedó entre otras cosas. Odio esos lugares, tan concurridos, las filas y eso. Sólo era feliz en las tiendas de Mariennplatz, en donde las mujeres no eran tan consumistas, es un lugar abierto y puedes ir a sólo una tienda, compraba lo que quería y no tenía quien me criticara. El fin de semana fue medio bueno medio malo, tuve una demo de la joyería que vendo y me fue súper bien, no me puedo quejar, después cené y clamateé con mis primas queridas. El sábado fui a comer a casa de mi abuelita Velia y a la piñata del bebé de mi amiga Fernanda, que quiero muchísimo.

El domingo me enfermó, no me considero una persona muy expresiva, tanto me ahoga. Tanto amor, tantos cuidados, tanto de tanto. Me gusta comer sola, tener mi paz y mi espacio. Quizá con David me pasó eso, tanto de tanto me ahogó,

Este lugar me hace recordarlo. Mi primer día sentía una presencia cerca de mí, sentía que Mr. Darcy vendría a taparme los ojos (cosa que nunca en la vida sucedería porque Mr. Darcy es el más propio de los hombres y la oficina de mi jefe está enfrente para empezar), en fin David ya no está en la empresa y gracias a Dios, las relaciones con un colega no son buenas y no habría vuelto obviamente

Tag Cloud